Clama a voz en cuello, no te detengas, alza tu voz como trompeta...Isaías 58:1